Bruxismo, apnea del sueño y roncopatía

Las apneas son cierres totales o casi totales (HIPOAPNEAS) de la vía aérea superior, en concreto de la faringe. Es un tipo de trastorno grave que provoca pausas respiratorias durante el sueño. Se trata de una alteración muy común que puede considerarse un problema crónico de salud.

Estas pausas pueden durar entre 10 y 120 segundos y pueden llegar a producirse hasta más de 30 veces por hora. Al cesar la respiración baja transitoriamente nuestro nivel de oxigeno en la sangre y para compensarlo, y sin que nos demos cuenta, sube nuestra frecuencia cardíaca.

Síntomas

Ronquidos, para recuperar el aire.

Cansancio al despertarnos y fatiga que se mantiene durante el día.

Dolor de cabeza al despertar, falta de memoria.

Desgaste dental porque se presionan o rechinan los dientes (bruxismo).

Gravedad

Las alteraciones derivadas de la falta de oxígeno, pueden tener consecuencias como es la hipertensión arterial y riesgo infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares (ictus).

Además, las personas que padecen apnea del sueño no suelen ser conscientes de ello. El perfil que favorece la aparición de apnea del sueño y ronquido patológico son:

Adultos mayores de 40 años, generalmente de sexo masculino.

Sobrepeso.

Morfología característica del maxilar y paladar, diámetro del cuello, tamaño de la lengua y presencia de frenillo lingual corto.

Ingesta de alcohol y/o somníferos.

Obstrucción nasal.

Los niños pueden tener apneas

En niños la apnea del sueño puede alterar el desarrollo de su crecimiento y provocar alteraciones en su comportamiento. En muchas ocasiones, éstas se confunden con trastornos de hiperactividad. Son niños que en ocasiones también presentan rechinamiento dental como uno de los síntomas de alerta.

Tratamiento

El tratamiento de la apnea del sueño moderado-leve se puede tratar con éxito con dispositivos de avance mandibular (DAM). Estas férulas se colocan para dormir y ayudan a mantener abiertas las vías respiratorias, haciendo así desaparecer los ronquidos en un gran porcentaje de casos.

Para el correcto diagnóstico del grado de apnea y prescripción del tratamiento correcto contamos siempre con pruebas diagnósticas y la colaboración del neurofisiólogo, neumólogo u otorrino.

Desgaste dental

Es la pérdida progresiva de la capa más externa del diente, el esmalte. Si el desgaste avanza, llegará a la dentina, que es una estructura mucho más blanda y que se desgasta más rápido que el esmalte.

Las consecuencias del desgaste dental son estéticas, masticatorias y frecuentemente conllevan un aumento de la sensibilidad dental.

Hay tres tipos de desgaste dental según la causa que lo origine:

  • Atricción. Es el desgaste mecánico producido por el roce de diente contra diente, asociado a maloclusión y con mucha frecuencia al bruxismo nocturno o de vigilia (diurno). Se observarán dientes más aplanados.
  • Abrasión. Es el desgaste por agentes mecánicos externos como puede ser una fuerza excesiva de cepillado.
  • Erosión. Su origen es químico; es el desgaste provocado por los ácidos, que pueden venir de la dieta (cítricos, bebidas energéticas) o incluso de nuestro propio organismo cuando existen problemas de reflujo gástrico.

El tratamiento del desgaste dental varía según la causa y la gravedad del mismo, hablaríamos de férulas de descarga, reconstrucción del material dental desgastado y/o tratamiento aplicados a los músculos masticatorios para el control del exceso de fuerza.

Bruxismo

Es un trastorno en el que apretamos o rechinamos los dientes de forma generalmente inconsciente. El bruxismo puede ocurrir tanto estando dormidos como despiertos.

Existen múltiples causas de la aparición del bruxismo, estrés, ansiedad, la presencia de una oclusión o mordida incorrecta, los desórdenes del sueño… Esto provoca diversos síntomas como: dolor de cabeza, ruidos articulares, dolor cervical, rotura o desgaste de dientes, mordeduras en lengua, labio o mejillas…

El tratamiento del bruxismo es un tratamiento multidisciplinar en el que analizamos todos las causas y problemas derivados de este apretamiento. Realizamos un estudio de oclusión digital mediante el t-scan para medir la distribución de fuerzas y así poder aplicar el tratamiento idóneo para cada caso.

Férulas de descarga

El tratamiento más frecuente del bruxismo es la confección de un dispositivo llamado férula de descarga, dicho dispositivo se diseña de forma individualizada en cada paciente y se interpone entre los dientes superiores e inferiores para distribuir adecuadamente las fuerzas oclusales y para proteger el esmalte dental que los movimientos parafuncionales propios del bruxismo producen.

Llámanos Pide cita
Abrir chat
1
Hola, estamos aquí para ayudarte. ¿Necesitas contactar con nosotros? Escríbenos y te responderemos a la mayor brevedad posible.